GALEANO, Investigación documental

September 15, 2017 | Author: Sergio O. Salazar | Category: Sampling (Statistics), Ethnography, Word, Information, Computer File
Share Embed Donate


Short Description

Download GALEANO, Investigación documental...

Description

María Eumelia Galeano Marín, Licenciada en Sociología, Universidad I'ontificia Bolivariana (1970); Magíster en Administración Educativa, Universidad de Antioquia, Medellín (1979); Estudios de postgrado en Sociología del desarrollo latinoamericano, Universidad de Essex, Inglaterra (1975-1978); Profesora e investigadora de la U niversidad de Antioquia. Evaluadora de proyectos en postgrados de la Universidad del Valle, Universidad de Antioquia y EAFIT; consultora del Internacional Child Development Program (ICDP), Universidad de Oslo. Fue Profesora Distinguida, Universidad de Antioquia (1985). Se desempeña como directora del CISH, desde 2002. Entre sus publicaciones en colaboración se destacan: Educación de adultos: educación de segregados (1991); La Calle 'como forma de sobrevivencia: prostitución, gaminismo y rebusque en el centro de Medellín (1996); CuaJit: Base de datos sobre fuentes documentales en investigación cualitativa (1999); Im'estigación Cualitativa: Estado del Arte (2000); Interacciones y Pensa-mientos. Explotación sexual infántil y juve-nil: Construcción de comunidad académica y avances investigativos (2001); Compren-diendo el mundo de la explotación sexual. Historia de vida de Bermy GrisaJes E. (2001). Es autora además de Diseño de proyectos en la investigación cualitativa (2004).

4. Investigación documental: una estrategia no reactiva de investigación social La investigación documental fue una herramienta de investigación importante de los fundadores de la disciplina sociológica: Marx fue un usuario diligente de las estadísticas del gobiemn y de los informes

de la Administración conocidos como "Libros Azules/!; el famoso trabajo de Durkheim "El suicidio" se basó en el estudio de estadísticas oficiales y en informes no publicados sobre suicidios archivados por el Ministerio de Justicia; y la can'era de Weber en la sociología comenzó realmente con sus estudios del Hamburg Stock Exchange y del ''problema campesino" en la Alemania Orienta~ estudios documentales que lo llevaron a conclusiones que requirieron explicaciones más desde la sociología que desde la econoTTÚa. MacDonald y Tipton

La investigación documental no requiere que el investigador participe del mundo que estudia. Por el contrario, su trabajo lo realiza "desde fuera". El mundo no reacciona ante su presencia mostrándose ante él de una forma particular, ni el investigador afecta las acciones e interacciones del grupo o situación que analiza. En este sentido, la imlestigaclión documental, como estrategia no reactiva, poco tiene que preocuparse por controlar "los efectos del investigador". La tradición de la investigación documental en la sociología se con sus autores clásicos. Karl Marx, Max Weber V Emilio '.l)urkllei·m acudieron a las fuentes documentales como soporte para trabajo. Esta tradición ha continuado a lo largo de los años Vse ha }Z",::orLserva,:!o la importancia de la estrategia de investigación documental ser fuente privilegiada de información numérica Vno numérica, V invaluable en los procesos de triangulación de informaademás, es momento obligado del proceso investigativo, indede la perspectiva que se asuma. En efecto, el desarrollo de las propuestas de investigación social supone la revisión /,:ui,:la,:!m;a V sistemática de estudios, informes de investigación, esta/~~~~~~i~l~i:teratura V, en general, documentos con el fin de contex":. V"estar al día" sobre lo que circula en el medio académico relación al tema que se pretende estudiar. 113

Tipos de documentos los materiales documentales pueden agruparse de acuerdo diversos criterios: Según su intencionalidad: se clasifican en documentos eS(:nl:os e construidos con el objetivo de registrar hechos o acontecimientos ciales o de apoyar procesos investigativos (intencionalidad explícita. o documentos que si bien no fueron hechos con estos propósitos den ser usados por estudiosos e investigadores para analizar aS]Jec:to de la vida social (intencionalidad implícita). Según su naturaleza: se clasifican en documentos escritos, los documentos oficiales de las administraciones públicas (anales Congreso, estadísticas oficiales, procesos judiciales, censos de ción); los documentos privados (cartas, diarios, memon:·a~;s~',;6~di~~i~ biográfico o autobiográfico en general); la prensa escrita ti revistas), y los textos literarios (novelas, cuentos, pC1eS¡las). los visuales (fotografías, pinturas, esculturas, obras de anlultec:tllr~ cerámica, orfebrería, trazos o restos físicos de la cultura los audiovisuales (cine, video, sonovisos, discos, cintas ~;;;;~:~~f;;~ cas, discos compactos, etc.). Conceptualización Para la investigación cualitativa, la investigación :,u~~."",,,.,,, sólo es una técnica de recolección y validación de información, que constituye una de sus estrategias, la cual cuenta con dades propias en el diseño del proyecto, la obtención de r,la;;;;¡~;} ción, el análisis y la interpretación; y como estrategia cualitativa, bién combina diversas fuentes (primarias y secundarias). Su eX¡lre!;i( más característica la vemos en los estudios basados en archivos les y privados, y en los trabajos de corte teórico que también se tan en documentos de archivos. Con base en el análisis sislteTInál:iC(?~ testimonios escritos o gráficos -cartas, periódicos, autobiografías, cesas judiciales, informes de investigación, fotografías, entre investigador intenta responder a cuestiones sobre ternas parti,culla~( Todos estos textos pueden ser "entrevistados" mediante que guían la investigación, y se los puede "observar" con intensidad con que se observa un evento o un hecho social. sentido, la lectura de documentos es una mezcla de entrevista servación (Galeano y Vélez, 2000: 31).

114

La investigación documental hace de sus fuentes (de información numérica y no numérica) su materia prima básica. La revisión de archivoS y el análisis de contenido se convierten en técnicas fundamentales de su trabajo, mas no exclusivas; pueden combinarse con la entrevista, el cuestionario, la observación, entre otras. De la información se adquiere a partir de los documentos, se elabora un dato para confrontar y triangular con información obtenida mediante técnicas diferentes, o de otros actores sociales, con el objetivo de posibilitar su validación. Por ser la documentación la materia prima de la investigación documental, es necesario precisar qué se entiende por ella. Para Erlandson (1993: 99). El término documentación se refiere a la amplia gama de registros es~ critos y simbólicos, así como a cualquier material y dato disponibles. Los documentos incluyen prácticamente cualquier cosa existente pre# via a y durante la investigación: relatos históricos o periodísticos, obras de arte, fotografías, memoranda, registros de acreditación, transcrip~ dones de televisión, periódicos, folletos, agendas y notas de reuniones, audio o videocintas, presupuetos, estados de cuentas, apuntes de estu~ diantes o profesores, discursos.

La conceptualizaci~n elaborada por MacDonald y Tipton (1993:

amplía la anterior: Los documentos son cosas que podemos leer y que se refieren a algún aspecto del mundo social. Claramente esto incluye aquellas cosas he~ chas con la intención de registrar lo social, los informes oficiales, por ejemplo, pero también los registros privados y personales como cartas, diarios y fotografías, los cuales puede que no se hayan hecho con el propósito de sacarlos a la luz pública. No obstante, además del registro intencionado, existen cosas que abiertamente tratan de provocar diversión, admiración, orgullo o goce estético --canciones, edificaciones, estatuas, novelas- que nos hablan de los valores, intereses y propósitos de aquellos que los encargaron o produjeron. Estas creaciones son con~ sideradas como "documentos" de un grupo o una sociedad y pueden ser leídos en el sentido metafórico.

En este sentido, La tradición etnográfica ha clasificado la cultura material en dos gran~ des sectores: el de los documentos escritos y el de los artefactos tecnológicos, con una amplia gama de modalidades y de usos. Unos y otros tienen una dimensión histórica, por pertenecer a un pasado más o me-

115

nos lejano, y una dimensión sociológica en la medida en que 'v'.u'.u parte integrante de la cultura de la sociedad presente. En el primer caso, son registros documentales y tecnológicos que nestan conductas pasadas, que el etnógrafo trata de reconstruir o zar a través de cierto conjunto de categorías interpretativas. En el gundo caso, son elementos culturales a los que la etnografía se entrelGta

con los métodos de campo al uso [sic] (Trias Mercant, 1997: 160-16

Dentro de esta conceptualización amplia, tanto los artefactos nológicos como los documentos escritos pueden considerarse documentación. Orientaciones metododológicas La estrategia de investigación documental implica un esfuerzo identificar [·,·1 un patrón subyacente tras una serie de apariencias tales que considere que cada apariencia se refiere al patrón subyacente, el subyacente se refiere a sentidos, visiones, percepciones, sobre un evento o situación que analiza, es una expresión o un mento de él (Wilson, citado por Ritzer, 1993: 290).

La identificación de estos patrones subyacentes plantea al in',esti, gador social trabajar sobre una serie de procesos, tareas y asuntos tocan con su papel como investigador, y con preguntas relacie'>m,da,' con la confiabilidad y la validez de su trabajo investigativo. ¡ usar el material documenta!?, ¡cómo seleccionarlo?, ¡cómo an:alll:ar, lo?, ¡cómo conocer la autenticidad de los documentos?, ¡cómo der a archivos privados?, ¡qué momentos pueden concebirse en proceso investigativo documental?, icómo triangular fuentes y Estas cuestiones las abordaremos en los apartes siguientes.

Proceso metodológico Como en todo proceso investigativo, el primer momento corres, ponde al diseño de la investigación (definición del tema, delirrtita,.". ción conceptual, temporal y espacial). El diseño implica hacer revisión previa de estudios anteriores y de literatura relacionada permita establecer qué se ha dicho sobre el tema propuesto, qué punto de vista y con qué resultados. El establecimiento de "estado de la cuestión" permite justificar el trabajo investiga ti va,

116

trando que las preguntas que se formulan aún no han sido respondidas, o no lo han sido desde la perspectiva en que allí se plantean; así se evita hacer trabajos repetitivos o que poco aportan a la comprensión del tema en cuestión. El diseño incluye estrategias de búsqueda, localización y consulta de materiales. Generalmente, al enfrentar proyectos de investigación documental, la idea motor del pr~yecto le ayuda al investigador a saber qué clase de documentos reqUIere para SU trabajo. Pero puede ocurrir que la búsqueda de documentos tra~s­ curra por senderos no siempre previstos, y que el desarrollo de la ¡nvestigación vaya mostrando nuevas posibles alternativas o la imposibilidad de acudir a las premisas. El diseño proyectado deberá, por tanto, tener la característica de flexibilidad, para poder dar paso a diseños emergentes más acordes con las condiciones de la investigación, la disponibilidad de la documentación y el tipo de ~aterial realmente encontrado, su dispersión y su estado de conservación. En un segundo momento, denominado gestión e implementación, la investigación se dedica a la búsqueda y la selección de información, lo cual exige el rastreo e inventario de los documentos existentes y disponibles y de las fuentes complementarias. Es necesario tomar decisiones sobre las fuentes que van a ser utilizadas (cartas, documentos privados o públicos, periódicos, fotografías, etc.) de acuerdo con su pertinencia resp'ecto del tema que se investiga. Así mismo, hay que decidir si lo pertinente es hacer muestreo d~ los materiales o.' de .ser necesario y posible, analizarlos todos, dependiendo de los objetivos de la investigación, las condiciones de su realización (tiempo y recursos) yel material disponible. Luego de seleccionar el tipo de documentos, se vislumbran las técnicas de análisis que deben utilizarse (análisis visual, de contenido, del discurso). Este inventario posibilita, además, ubicar vacíos de información sobre períodos, temáticas, personajes o eventos, y plantea la búsqueda de otras fuentes para complementar o confrontar la información, como las entrevistas y los grupos de discusión. . Afortunadamente, existen otros métodos de localización y consulta además de la búsqueda directa en bibliotecas, centros de documentación, hemerotecas y archivos. Las herramientas electrónicas (internet, CD Room) permiten ahora hacer estas tareas de manera más cómoda y ágil, facilitando labores antes dispendiosas y que requerían grandes recursos de personal y tiempo. En ese segundo momento, el investigador se enfrenta a la clasificación, la valoración y el análisis de los documentos. La clasificación

117

varía de acuerdo con la intencionalidad y la temática de cada dio: por temas, personajes, períodos, sucesos o acontecimientos ricos. Dado que usualmente se maneja un volumen alto de inJ'onna\ ción· en investigaciones de carácter documental, es rec:otnenc[aclli establecer sistemas de clasificación y registro ágiles, claros y ahiprr"!. al ingreso de nueva información. Estos sistemas pueden ser m'mlual[e~ (fichas de contenido) o computa rizados. En general, el análisis implica la lectura cuidadosa de los mentas, la elaboración de notas y memos analíticos para dar de patrones, recurrencias, vacíos, tendencias, convergencias, contra.. dicciones, levantamiento de ca tegorías y códigos, y lectura cruzada comparativa de los documentos sobre los elementos de hallazgo tificados, y obtener una síntesis comprensiva de la realidad que estudia. La elaboración de esquemas, cuadros y flujogramas, y la tificaciónde patrones de información y de "casos atípicos" son a los que el investigador debe prestar atención permanente. Las nicas de análisis de contenido y de análisis visual que se hn·rrl"rÓ·", posteriormente, permiten de manera sistemática enfrentar el an.álisis de los documentos. En esta fase, el papel del investigador es fundamental en la trevista" y la "observación" de los documentos; en la construcción categorías de análisis y su confrontación; en la validación de la mación con otras fuentes y técnicas para valorar la autenticidad credibilidad de los documentos como fuentes veraces y fiables, yen posibilidad de inferir, a partir del contenido de los documentos, ras~ios, de su autor, aspectos sociales de la época o características de la diencia. Durante la valoración del material documental es necesario! tener en cuenta el posible criterio de selectividad y el sesgo de 'i~"~" produjo, registró, conservó o archivó la información, ya que está la posibilidad de una supervivencia selectiva del material y su "naturaleza secundaria", pues se trata de material producido generalmente con propósitos diferentes a los del investigador. La evaluación e interpretación del ma terial documental requiere el reconocimiento explícito de límites en su uso, su contextualización social, política o cultural (cuándo fue producido, por quién, en qué circunstancias), su confrontación con fuentes directas, y el recurso a otras, provenientes de corrientes ideológicas o políticas diferentes. Un tercer momento tiene que ver con la comunicación de los resultados, lo cual incluye no sólo los hallazgos frente al tema sino también la memoria metodológica de la investigación. La socializa-

118

ción y discusión de los avances o_l?s resulta.dos con p~res aca~émi~?s públicos interesados en la temanca trabajada permIte la vahdacI0n yor consenso, la difusión de la investigación y la aparición de nuevas ~reguntas e incluso de otros proyectos. En la figura 4.1 se sintetiza el proceso metodológico de la investigación documental. • constru:cl6n del objet) de IrIvesUgadón. Esta!eclmlenlo del '&lado deI;u1eN

Estmteglas de bUsqueda daslOcaclón registro. slstemallzaclón y aRills!s de

,.-..-

• Rastreo, Inventario y tTl,Jostreo de documentos existentes y disponibles • Clasificación: temas, periodos, per.¡onajes .•. • Selección de acuerdo a su pertinencia en relaclón con objeto de

Investigación • Contexluallzaclón soc!a-hlstórlca

• Anátisls, valoración e Interpretación • Lectura cruuda Vcomparativa de los documentos sobre elementos de hallazgo Identificados

Establecimiento de categorias de aniUsls

8abaraclón de memos anarilleos. Construcción da esquemas, cuadros, flujogramas. ldentlflcaclon de patrones de Informaclon yde casos "atiplcos" • Triangulación y confrontadón con otras fuemes y tecnlcaS.

• 8aboraclón del informe: slntesls comprensiva de la realidad o fenómeno analizado • Soclallzación '

! ~ Momentos c:J Procesos yactMdades

Figura4.1 Proceso metodológico de la investigación documental

Té01icns de búsqueda

A diferencia de otras investigaciones, como las etnográficas o participativas, donde la mayor parte de la información es producida por la misma investigación, en los estudios documentales un porcentaje significativo de aquella está escrito o ya se halla producido. Las técnicas de búsqueda más usadas son la revisión documental y la revisión de archivos. La información nueva llega para complementar o confrontar la que se encuentra en archivos públicos y privados o en documentos de amplia circulación, y para obtenerla se acude a técnicas tradicionales como la entrevista, el grupo focal, la observación, la encuesta, etc.

119

Revisión documental . La :evisión ~ocumental es una privilegiada técnica para ubJcar, mventana:, ~eleccionar y consultar las fuentes y los rastrea! tos que se van ~ utllIzar co.mo materia prima de una investigación. f~entes se clasifican en pnmarias y secundarias y funcionan como nficadores que so~ortan la veracidad de la infoffilación. Las f~entes pnmarias se encuentran en los archivos públicos c.ales, regIOnales y nacIOnales) o en archivos privados y de baúl tlenen documentos históricos y de "primera mano" fotografla' pas, ca.r_ta~, declaraciones, procesos judiciales, docu~entos s, yeclesIastlcos. Los archi:vos privados y de baúl son aquellos dos por person~s o famIlIaS, de carácter privado, con accesocons',rv'a do, y.que reqUIeren la autorización expresa de sus dueños para e.stucli~dos.Las fuentes secundarias, denominadas también "otras Slones ,1~c1uyen m~nograflas, informes de investigaciones, bJ(lEratí,,, cartograflas, memonas de personajes, y obras generales sobre la o el grupo que se investiga. ~ revisión de fuentes conlleva la elaboración de un inventario' I~s. mIsmas con su descripción bibliográfica completa, datos SltlO dO:lde re~osa el material y una selección de los documen't·Jo'Js"e. e se consl.deren Importantes para la investigación. Para la ne~esano plante~r cuál es el sistema de muestreo que se vS'2al.eaCCiiÓrl{ o SI se va a estudIar en su totalidad el materialescogido, de . con su volumen e I,?portancia. El resultado de esta revisión mental debe ser un mforme analítico donde se incluyan la completa de .I?s documentos encontrados; las fuentes y unid~a·edll_ae·csió! documentaclon consultadas; las decisiones sobre la necesid d mu~streo, y una valoración de los criterios que iluminaron dicha leccló:r, y d~ los. ~la teriales seleccionados con base en los deJa. mvestl?aclon (si el material es suficiente para el 10Pgrf(olPdéiesitól ~bJetlvos, o ~ es nec~sario. acudir a otras fuentes primarias o n~s). Es perane_nte Ir.re~~ando el objeto de investigaciónp"'a-'r-a''''''~ PIliarlo en ~u pen?d? hlstonco e incluir dimensiones no previstas o e contrano, dehmltarlo temática e históricamente. ' Durante .Ia consulta, la lectura y la clasificación por temas de fuentes, se vmculan .Ios procesos de selección y análisis ~or tanto es nec~s~no J;racerlas de manera sissemática y registrar ato~ en. fi,;:has blblIograficas y de contenido. Estas contienen la renCIa bIblIográfica completa, el contenido textual o un catalogación por tema o por palabra clave para la clasificación

infoffilación, Yun espacio para observaciones (por ejemplo, si es confrontada o complementada con otros autores o fuentes; o si son datos sobre gráficos; ilustraciones o mapas). Las fichas pueden elaborarse manualmente o en computador. Un fichero será muy útil para la o:gariización y clasificación de los datos, su análisis y la posterior elabo:ación del infoffile.

Revisión de archivos Vamos a exponer a continuación algunas pautas que le serán de ayuda al investigador para ubicar, seleccionar, sistematizar y analizar la información de los archivos. Dicha labor puede hacerse en tres 'momentos. El ritual de acceso. Los archivos institucionales, y en mayo: medida los privados, contienen información valiosa y sensible para su "dueño", por tanto el investigador deberá diseñar estrategias de entrada que respeten las "reglas de juego" establecidas previamente entre el . investigador y el archivista. Estas reglas implican definir cuál es la infoffi13ción que se busca, su propósito y su destino final. Igualmente, cómo socializar la información, hasta dónde es necesario (y po: cuánto tiempo) guardar la confidencialidad y, si es posible, obtener permiso para fotocopiar documentos o apartes de los mismos, dando siempre crédito al archivo y al archivista. El trabajo con los archivos. Antes de acceder al archivo hay que tener claro el tipo de temas, documentos e información que se van a trabajar para elaborar un plan de búsqueda que abarque las guías de observación, lecturas y formas de registrar y sistematizar la información hallada. Una forma de registro puede ser la elaboración de cuadros sinópticos donde se incluyan los temas, períodos históricos y categorías de análisis (de acuerdo con el objeto y la intencionalidad del estudio), y que tengan un espacio amplio para observaciones del investigador. Las fichas de contenido son otra fOffila ágil de registrar y sistematizar la información, y permiten además avanzar en su proceso de análisis. En esta fase del proceso, el muestreo documental es sigrlificativo. Si los archivos cuentan con un inventario, éste puede servir como referente de ubicación y selección de aquellos documentos que se consideren útiles en el trabajo investigativo. Pero si el archivo no está . organizado, habrá que levantar un inventario del material relacionado con el período o el tema que se trabaja, lo cual implica decidir

120

12]

sobre la necesidad de hacer un muestreo documental. Esta activú:lad estaría orientada por un plan de muestreo, donde se especifique manera de proceder para la selecci6n de documentos o fragmentos informaci6n de los archivos, cuando es imposible o innecesario zarlos todos. El senrido del plan es obtener una muestra de un.ídaide! que, en su conjunto, sean representativas de los documentos que teresan al investigador, y pretende asegurar que, dentro de las ciones del archivo, cada unidad sobre un mismo tema tenga la nl1ISlT'o probabilidad de estar representada en el muestreo. Esto garantiza manejo no tendencioso en la inclusi6n de unidades de la muestra. plan de muestreo puede ser aleatorio, estratificado o inl:encio>nal,y debe tener en cuenta decisiones sobre las temáticas que se rerluiere abordar, el objeto de trabajo, el tipo de documento que es nece!;ari6 consultar (cartas, proyectos, peri6dico, actas, planes de desalTOlllo' programas curriculares) yel período hist6rico que cubre el UU'~W.llCll, to, todo lo cual es relevante para la investigaci6n. Muestreo al azar o aleatorio: con un listado previo de dO'CUlnel:l~ tos numerados se usa una ruleta, una tabla de números aleatorios cualquier otro medio que adjudique iguales probabilidades a documento. Muestreo estratificado: se reconoce la existencia dentro de los documentos de varias "categorías" diferenciadas o de Cada unidad de muestreo pertenece a un estrato. En el caso de vos institucionales los estratos serían cartas, cuentas de cobro, pn)grai mas, proyectos, planes de estudio; los períodos hist6ricos a que a".uc." los documentos también pueden constituirse en estratos (por das, lustros, meses del año, etc.). En el caso de archivos de pertódic:o~, es posible estratificar por páginas, columnas o fechas de cín:llladól1' siempre teniendo presente los objetivos de la investigaci6n. De estrato se seleccionarán unas unidades con el procedimiento muestreo al azar. Muestreo intencional: con criterios previamente !"sl:at'le(:idos, ) que el investigador debe explicar en el informe metodológico, se leccionan los documentos que se consideren indispensables para . análisis. No existe una regla preestablecida para definir el tamaíi.o . muestra o la cantidad de documentos que se van a analizar. Si las unidades de la muestra son idénticas, una sola unidad e,ssl;f:~~:~~~ tativa del conjunto; si, por el contrario, las unidades son d das, la muestra tendrá que ser más amplia. Para el cálculo de la

122

tra se pueden aplicar las reglas estadísticas que rigen los muestreos poblacionales. El tamaño de la muestra también depende del valor específico asignado en la investigación a la revisión documental y de archivos. Si estas técnicas son las únicas, o las fundamentales, de recolección de información la muestra tendrá que ser muy amplia. Si, por el contrario, los archivos y documentos son fuentes complementarias, la muestra podrá reducirse. En el trabajo con archivos, es responsabilidad del investigador describir las condiciones en las cuales obtiene la información, justificar los pasos analíticos seguidos y procurar que el proceso no sea tendencioso, es decir, que favorezca cierto tipo de hallazgos en detrimento de otros. Es necesario que el proceso se haga explícito para que otros puedan evaluar los hallazgos, reproducir dicho proceso o establecer límites para los resultados de su propio trabajo investigativo. La informaci6n contenida en los archivos requiere ser contextualizada. El contexto en el cual se produjeron los documentos lo reconstruye el investigador con el fin de ubicar los datos hist6ricamente y analizar las condiciones circundantes y los antecedentes. La informaci6n también debe ser confrontada y complementada con otras fuentes primarias y con fuentes orales para su validaci6n. Por último, hay que tener presente el cuidado con estos materiales por el valor que poseen: apoyarse en ellos, rayarlos, escribir notas al margen, mutilarlos impediría que otros investigadores pudiesen acceder a ellos y haría cada vez más restrictivo su acceso. El ritual de salida: el archivista espera, de parte del investigador, una "devoluci6n" de sus hallazgos al archivo. "Salir del archivo" dejando las puertas abiertas es una manera de valorar esta rica fuente de investigaci6n y garantizar la continuidad del trabajo para otros investigadores.

Técnicas de análisis de la investigacián documental Análisis de contenido Es la técnica más elaborada y de mayor prestigio científico para la observaci6n yel análisis documental, que permite descubrir la estructura interna de la comunicaci6n (composici6n,organización, dinámica) y el contexto en el cual se produce la información. Con ella es posible investigar la naturaleza del discurso, y analizar los materiales documentales desde perspectivas cuantitativas y cualitativas. En sus

123

inicios, su uso estuvo restringido a análisis de textos escritos -pIe!lSa libros, ~evistas- y P?steriormente se aplicó a programas de "'"'un)s comumcaclón maSIva -radio, cine, televisión-o En años recientes empleo ha desbordado este campo, incorporándose al análisis de ' cum.entos personales y de datos obtenidos de fuentes orales. Los vestlgadores que han desarrollado esta técnica han sostenido ampha pO,lémlca, la c~al ~entró su ~iscusión durante un largo perfodo' en el caracter cuantltatlvo o cualItativo del análisis de cont.midcl.' Los seguidores del enfoque cuantitativo se fundamentan en la Objeti'. vi~~d y la precisión de las técnicas estadísticas y la pa'S¡·tbllld¡¡d utlhzarlas. Los defensores del análisis cualitativo han que, más allá ~~ ~a frecuencia de aparición de un símbo~lo'€,:Utlé"rmleri¡nrao(lO palabra, el anallSls de contenido tiene su mayor fortaleza en la trucclón de categorías y en la contextualización de la intorrna(:iól~. Dentro de esta polémica se han planteado visiones que ha~ llevado a pensar que la decisión sobre cuál tlc.opom~~lealnneánlitsi¡¡srias co?temdo se de~e privilegiar está relacionada con la naturaleza ob!eto que se qUIere conocer, desde qué perspectiva y para qué se qwere conocer.

. Antecedentes históricos. Gloria Pérez Serrano (1994: 139-142)

tl~ca cuatro fases en el desarrollo de la técnica de análisis de conr(~.~.

mdo, ymuestra sus orígenes y desarrollos recientes. Pnm.era fase: en la escuela de periodiSlTIo de la Universidad Columbia, e? la década de los veinte, se re~ieron alg~o~s.~~~~~~:;: con el fin de Impulsar esta técnica, y se dedicaron a realizar u de los medios de comunicación social y a hacer estudios sobre reotipos sociales. Segunda fase: durante la Segunda Guerra Mundial el análisis conte:lido se utilizó para el estudio de la propaganda' política y votaclon~s a través de los medios de comunicación. El autor más represenratlvo de este período es el politólogo H. D. Laswell con su The language o[ politics: Studies in quantitative semantics, publicada en 1949 por George Stewarten Nueva York. , Tercera fase: al ,fin~lizar la guerra, se da un desarrollo lógico . m~todo, pues el anahSls de contenido cobra interés en diversas disciphr:as co.mo la antropología, la historia, la literatura, la psiquiatría y la soclOlog.ta entre otras. El análisis, que antes era básicamente CUlan,tl- . tativo, fue combinado con técnicas cualitativas con el fin de est:udiar no só.lo el contenido manifiesto, sino también el latente. Igualmente, adqwere soltdez su uso con finalidad descriptiva. En Europa se 124

51.

¡¡izaron investigaciones utilizando este método. Es un período que se ubica entre 1950 y 1965, y que se considera como la "época dorada" del análisis de contenido por los desarrollos alc?r:zados. .. Cuarta fase: la introducción de la mformatlca ha faclhtado de roanera considerable la tarea y ha gener?lizado el uso d;el análisis de contenido. Dos obras son ya representatlvas de este penodo: The g~­ neral inquirer: A camputer approach lo cantent analy.szs, de S:~r:e, pubh. cada en 1966 por Cambridge; y el libro Metodologza del ana/¡s!s de contenido, donde Krippendorff analiza la estructura contextual. Conceptualización. El análisis de contenido guarda afinidad con la tradición de análisis textual, la cual hace especial hincapié en la ex· ploración de las relaciones existentes entre la superficie textual y algunos aspectos qu~ ~onfiguran el se?tido del text? En general, el análisis textual dehmlta una perspectlva metodológ¡ca que a grandes rasgos resulta identificable con las 5~c:lÍcas denom~nadas cu~litati­ vas. Aunque en sus orígenes el anahsls de contemdo fue utlhzado básicamente con propósitos de cuantificación, sus desarrollos de las últimas décadas lo ubican como una técnica que privilegia lo cualitativo. Las siguientes definiciones muestran la evolución del término en diferentes momentos de su desarrollo. Para Berelson (1952: 18), es una "técnica de investigación para la descripción objetiva,' sistemática y cualitativa del contenido manifiesto de las comunicaciones con el fin de interpretarlas". Kerlinger (1981: 369), por su parte, lo define como un "método para analizar y estudiar las comunicaciones de una manera.sistemática, objetiva y cuantitativa que permite medir las vanables y estlmar la significación o frecuencia relativa de fenómenos de la comunicación como propaganda, tendencias, estilos". Krippendorff (1990: 28) amplía el ámbito de acción del análisis de contenido al considerarlo como una "técnica de investigación destinada a formular, a partir de ciertos datos, inferencias reproduci. bIes y válidas que pueden aplicarse a un s:ontexto". Este concepto sitúa al analista en una posición concreta. El debe tener en cuenta los datos tal como se le comunican y el contexto de los mismos; que su conocimiento lo obliga a dividir su realidad, que la inferencia es una tarea intelectual básica y la validez un criterio metodológico fundamental. De acuerdo con este autor (1990: 36-40), el marco de referencia del análisis de contenido debe explicar qué datos se analizan, cómo se definen y de qué población se extraen; también el contexto con respecto al cual se analizan los datos, y los intereses y conoci-

125

mientos del analista. Todo ello determina la construcción del contexto dentro del cual éste realizará sus inferencias. Por tanto, es importante que conozca el origen de sus datos y ponga de manifiesto los supuestos que formula acerca de ellos y de su interacción con el medio. Autores más recientes plantean que el análisis de contenido es [... ] un conjunto de procedimientos que tienen como objetivo la pro~ ducción de un meta~texto analítico en el que se representa el textual de manera transformada. Este Umetatexto" -que no tiene qué tener una forma estrictamente textual, al poder estar rn~r"'"o'n por ejemplo, por gráficos de diverso tipo- eS producto del imres.tig"dor,' a diferencia de lo que normalmente ocurre con el corpus, pero interpretado conjuntamente con éste. El resultado eS una doble or'·;o ..,' lación del sentido del texto, y del proceso interpretativo que lo e,,:la,re-, ce: por una parte, ese sentido trasparece en la superficie textual inmediatamente a la intuición teórica del investigador. Por otra, refleja en la transformación analítica de esa superficie, procurada las técnicas de análisis de contenido (Navarro y Díaz, 1995: 181-

De esta forma, el meta texto generado por el análisis de contlmido consiste en una transformación del texto que está siendo sometido análisis, regida por reglas y procedimientos definidos, y que debe justificada por el investigador teórica y metodológicamente m,edianlte. una interpretación adecuada. En este sentido, el análisis de co:ntenF do puede entenderse como un procedimiento destinado a dese!;talbilf zar la inteligibilidad inmediata de la superficie textual, develando aspectos no directamente intuibles (contenido latente) y, sin errlbari go, presentes. Proceso metodológico en el análisis de contenido. Navarro y Díaz 191-196) plantean un procedimiento estándar que puede sintetizars! así:

Precisar el objetivo que se persigue y los medios para 10¡(ralrlo::É analista debe forjarse una idea clara de lo que va a investigar y qué va a servir su estudio. Esta vinculación entre los propósitos co y pragmático del estudio tiene que darse desde el principio, si su contenido irá tomando forma, evolucionando y refinándose a dida que la investigación progresa. El investigador debe rnnrrprocom intuiciones teóricas iniciales en un doble movimiento: por un deberá formular esas intuiciones por medio de un conjunto de sis contrastables; por otro, habrá de establecer el '~~:;~~'~~~,~~:.'i metodológico mediante el cual se dispone a extraer e Í1 126

evidencia empírica capaz, eventualmente, de corroborar esas hipótesis. Definición del "universo" objeto de estudio: el investigador deberá definir el material empírico que va a analizar. Este material se compone de un corpus textual, o de una muestra adecuada de e.ste corpus. En la selección del corpus textual, cumplen un papel deCISIVo los objetivos y medios contemplados en la investigaciót;. El corpus pu.ede recopilarse (en caso de que extsta con mdependencla de la mvesngación), o puede producirse. Lo último ocurre cuando los textos que se van a analizar son generados como resultado de la propia intervención del investigador, quien provoca la expresión de los sujetos sometidos a examen mediante grupos de discusión, historias de vida, entrevistas en profundidad, grupos focales, o de alguna otra forma. El resultado será una serie de textos que funcionan como corpus de análisis y que deberán estar acompañados de información de carácter extra textual-sobre autores, contexto de producción del material, caracterísricas de los informantes-- vital para establecer conexiones teóricas y organizar el proceso de análisis. . Determinar las unidades de registro y de análisis: estas umdades tendrán unas características y una amplitud (palabra, oración, párrafo) que serán mayores o menores según los objetivos de la inve~tiga­ ción y el método de tratamiento de las mismas que se vaya a un!tzar. Cada tipo de unidad de registro debe cubrir un aspecto del corpus que se considere relevante en la investigación. La unidad de registro más urilizada es la palabra, o término, que suele condensar un contenido semántico clave en el proceso de análisis, y que permite su clara clasificación e identificación mediante métodos manuales y compUltmiza.do,s. El uso de los computadores ha generalizado la técnica de palabra clave en contexto, como herramienta heurística para la c.·.·del~ermi:na,cié¡n de unidades de registro más complejas. La técnica es csilnple: elegida una palabra clave dotada de sentido, el computador ~:'IProdUl:e una lista de todas las frases en las que figura esa palabra. 'ccl
View more...

Comments

Copyright © 2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF